Consejos Útiles

La impuntualidad

Nota publicada por empleoslavoz

El diario El País ha dado a conocer un decálogo sobre las “llegadas tarde”, un problema frecuente en los compromisos laborales y personales, que se intensifica en la vorágine actual.

Muchos analistas coinciden en señalar que los minutos de retraso o demora en los encuentros pautados, proyectan una imagen negativa que a largo plazo es percibida como falta de compromiso. Es claro que a nadie le gusta esperar pero, además, aquellos que no respetan los horarios poco a poco van rifando la confianza de su entorno.

Ser impuntuales genera estrés y efectos en cadena en los grupos. Cumplir con los plazos de la cotidianeidad implica organización y sacrificio para todos, que se ponen en juego cuando alguno de los integrantes no respeta lo establecido. Frente a la enorme cantidad de canales de comunicación con los que hoy disponemos, no debería costar demasiado notificar los retrasos y demostrar respeto y consideración.

Algunos consejos para tratar la impuntualidad

Frente a los impuntuales crónicos, los analistas aconsejan hacer explícitos los retrasos. Hablar sobre la llegada tarde y sus efectos y no posponer los comienzos ni suspender nada por las demoras. Ahora, cuando somos nosotros mismos los que llegamos tarde, las cosas cambian. ¿Te ha pasado?

Algunos ítems para lograr organizarse:

  1. Detecta en qué pierdes tiempo y limítalo. Como cada actividad requiere su momento, resulta útil delimitarlas en una lista, colocando horario de inicio y finalización de cada una.
  2. Organiza tus cosas. Antes de salir, aclara qué necesitas llevar a los encuentros y reserva cinco minutos de margen para lidiar con olvidos y contratiempos de último momento.
  3. Cuenta con un margen de error. Considera que no todo lo que sucede está bajo nuestro control. Institucionalizar quince minutos de margen te ayudará a manejarte con mayor soltura y llegar a horario a las citas y compromisos.
  4. No postergues el despertador. Una de las más difíciles. Cuando suene la alarma para levantarse, no pongas en pausa el despertador. Intenta poner el reloj lo más lejos de la cama, para poder escucharlo, pero sin correr riesgos de apagarlo por completo. Inicia la rutina sin remordimientos. Se aconseja pasar directamente a la ducha y no saltarse nunca el desayuno, para conseguir un estado de optimismo y energía.
  5. Se sincero. Debes ser objetivo a la hora de calcular el tiempo que te insume cada tarea. No planifiques tu agenda basándote en tus deseos o en el ideal organizativo, si no considerando lo que realmente tardas en lograr cada meta. Pregúntate: ¿Tardo diez minutos en vestirme o en realidad son 30?, ¿Conozco la frecuencia del colectivo que espero? , ¿Optimicé mi recorrido?, ¿Cuánto tiempo tengo para desayunar ? Considerando todos estos factores es más sencillo llegar a horario. Algunas personas impuntuales llevan un desfasaje de 2 horas diarias con respecto a sus proyecciones.
  6. Chequea la hora. Si bien los relojes pulsera han sido reemplazados por mucha gente por los celulares, para aquellos que se distraen fácilmente es mejor utilizar el reloj. Distraerse en las funciones sociales de los smartphones es una tendencia cada vez más marcada en los impuntuales.
  7. Anticipate. Obligate a llegar al menos 10 minutos antes de lo pautado a cada cita. Por lo menos hasta que aprendas a manejar tu tiempo. Es preferible ser vos el que espere y no ser esperado por el resto del grupo.
  8. Planifica la agenda con racionalidad. Si colmas tu agenda con muchos planes, lo más esperado es que algo te quede sin resolver. Concéntrate en las actividades viables y, al margen, considera los temas pendientes que puedes atender si te sobra tiempo.
  9. Usá alarmas y recordatorios. Para ayudar a organizar tu vida diaria, es muy útil recurrir a alarmas y recordatorios, como apoyo de la memoria de corto plazo. No te sobreexijas y organizá las alertas de manera descriptiva y completa.
  10. Aprendé a decir no. Ser servicial y no animarse a dar una negativa muchas veces nos trae más problemas con nuestros vínculos que soluciones. Mientras más compromisos asumamos, menos tiempo tendremos para cumplir con nuestras obligaciones reales. Para estos casos, resulta efectivo tener delimitadas nuestros deberes, conociendo con claridad hasta dónde llegan nuestras responsabilidades, hasta dónde la de los otros, y una vez cumplido con lo nuestro, gestionar el tiempo libre a gusto y con mejores perspectivas.

© 2000 - 2014 Todos los derechos reservados.

Cmi Comscore Direccion Nacional de Proteccion de Datos Personales IAB

Diseño: Iconosur